Alberto Solsona

1947-1988
Contáctanos para otras piezas disponibles: 
Alberto Solsona, "Plano gris", 1979 acrílico sobre tela 149 x 140 cm.
Alberto Solsona, "Estela blanca sobre fondo azul", 1983 óleo sobre tela 160 x 160 cm.
Alberto Solsona, "Arabesco (boceto) sobre fondo verde claro", 1983 acuarela y acrílico sobre papel 25 x 24,5 cm.

Alberto Solsona nace en plena postguerra el día 1 de marzo del año 1947 en el barcelonés barrio del Poble Sec en una familia humilde y de padre obrero. Con quince años empieza a estudiar dibujo y pintura, y posteriormente grabado y artes gráficas en la Escuela Massana. A finales de los años 60 conoce al pintor Fernando Almela. En 1970 se traslada a vivir a Madrid con él y se convierte en su pareja sentimental y a la vez también artística. En 1974 la Galería SEN de Madrid le da su primera oportunidad de mostrar su obra con una exposición conjunta con Fernando Almela. Esta pareja artística presenta su trabajo en varias galerías durante el 1975 como son la Galeria Temps de Valencia o la Galería Tassili de Oviedo entre otras. Durante el período de los años 70 la obra de Solsona se adentra completamente en el universo “pop” y en un persistente interés por la señalética y por los elementos procedentes de los medios de masas en los que él se había introducido plenamente al trabajar para la editorial Bruguera. Pero hacia 1979, Solsona deja de trabajar en esta línea del “pop” y empieza un nuevo rumbo hacia la abstracción. En 1980 realiza una exposición en la Galería EGAM de Madrid en la que su obra empieza a estar valorada por parte de muchos críticos. La Galería EGAM se convierte en su galería de referencia y en la cual Solsona expondrá habitualmente a lo largo de su trayectoria artística. Durante el 1981 trabaja plenamente con el elemento del arabesco que pasa a ser el protagonista de sus obras. Pero a partir de 1984 inicia un trabajo hacia una nueva concepción de este elemento que ahora combina con formas pseudo-figurativas que insinúan ventanas, balcones y puertas. Entre 1986 y 1987 empieza a trabajar con la serie “Jardín botánico” obras en las que Solsona repite, de manera continuada, formas vegetales. Poco después le diagnostican que padece VIH/SIDA. En este mismo año, en 1987, empieza una nueva etapa marcada por el retorno a sus mejores arabescos. En 1988 su enfermedad se agrava y Alberto Solsona muere en Madrid. Fernando Almela se encarga de recuperar su obra, de difundirla y de crear una fundación con su nombre.
La obra de Solsona la podemos ver en importantes museos y colecciones como son el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA), el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) de Madrid, el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, la Colección Fundación Juan March de Madrid, el IVAM de Valencia, entre otros